Metal Gear Solid 5: Ground Zeroes

Metal Gear Solid 5: Ground Zeroes 1.0

Snake se infiltra en un mundo abierto

Metal Gear Solid 5: Ground Zeroes es el prólogo de MGS 5: The Phantom Pain, la próxima gran aventura de sigilo protagonizada por la compleja leyenda llamada Snake. El objetivo de Ground Zeroes es adelantarnos muchas de las novedades con las que The Phantom Pain planea revolucionar la franquicia. Ver descripción completa

PROS

  • Mundo abierto
  • Controles más ágiles
  • Mucho contenido
  • Genial optimización gráfica

CONTRAS

  • La trama no engancha

Excelente
9

Metal Gear Solid 5: Ground Zeroes es el prólogo de MGS 5: The Phantom Pain, la próxima gran aventura de sigilo protagonizada por la compleja leyenda llamada Snake. El objetivo de Ground Zeroes es adelantarnos muchas de las novedades con las que The Phantom Pain planea revolucionar la franquicia.

Debido a su naturaleza, muchos han clasificado a Ground Zeroes de demo jugable. ¿Es realmente una demo venida a más? ¿O nos encontramos ante un título digno de formar parte de tu colección? Descubrámoslo.

Una “demo” de 20 horas

Cuando empieces Metal Gear Solid 5: Ground Zeroes solo podrás seleccionar su misión principal. Snake debe infiltrarse en el Campo Omega, centro clandestino de detención de la CIA en Cuba, para rescatar a dos prisioneros: Paz, agente doble, y Chico, un niño soldado. Pero, como suele ocurrir con los MGS, nada es lo que parece…

Tardarás unas dos horas en terminar esta misión en tu primer intento. Si rejuegas la operación de rescate seguro que irás mucho más rápido. ¿Qué gracia tiene Ground Zeroes si puedes ver el final enseguida?

La auténtica experiencia empieza cuando acabes la misión principal por primera vez. Al completarla, el juego desbloquea seis misiones secundarias que te ofrecen nuevos objetivos y cambian elementos del Campo Omega, obligándote a pensar en tácticas diferentes para ganar.

Finalmente tienes el mejor reto de todos: completar todas las misiones disponibles consiguiendo el Rango S, el más elevado posible. Para ello debes acabar las misiones en poco tiempo, no alamar a los soldados del Campo Omega, no matar a nadie…

Cuando aceptes el reto del Rango S, descubrirás todos los encantos del Campo Omega, el primer mundo abierto de la saga. Se acabaron los pasillos lineales porque ahora tienes una gran libertad de acción para cumplir las misiones. No existe una sola solución sino que existen decenas de ellas: huye saltando por los tejados, roba un tanque para causar distracciones… Te lo pasarás en grande explorando el Campo Omega para descubrir las mejores tácticas que te acercarán al Rango S.

La IA de los enemigos es más realista e impredecible que en los Metal Gear Solid anteriores. Los soldados cambian de turno, empiezan a hablar entre ellos o investigan si detectan algún movimiento sospechoso. Te obligarán a improvisar y a estar listo para cualquier contratiempo.

Completar las misiones secundarias y conseguir el rango S te costará unas 20 horas. Pero lo mejor de todo es que habrás vivido cientos de aventuras diferentes por el camino, para nada guionizadas, que te abrirán el apetito de cara a The Phantom Pain.

En lo único que se queda corto Ground Zeroes es en su argumento. No ocurre casi nada y lo poco relevante se narra de forma ambigua. Se nota en este sentido que se trata de un prólogo.

El sigilo se vuelve orgánico

Di adiós al radar; utiliza tus prismáticos para marcar a los enemigos y poder verlos desde grandes distancias. No reinicies la partida si te detectan; el juego se ralentizará durante unos segundos para que puedas huir, dormir al enemigo con dardos tranquilizantes...

En Metal Gear Solid 5, Kojima Studios ha reformado los controles y la interfaz de la serie. Como resultado, el sigilo se ha vuelto más orgánico y más ágil.

Debemos admitir que en Metal Gear anteriores no sacábamos provecho de la gran mayoría de los controles porque era muy difícil recordar, por ejemplo, cómo utilizar el combate cuerpo a cuerpo. En Ground Zeroes tardarás muy poco en aprender todos los controles para poder desatar toda tu creatividad con ellos.

Cabe destacar que los controles de Metal Gear Solid 5: Ground Zeroes funcionan de maravilla tanto con teclado y ratón como con gamepad.

La versión para PC de Metal Gear Solid 5: Ground Zeroes está muy bien optimizada. El juego funciona a 60 fps sin necesidad de que cuentes con una máquina potente. Eso sí: necesitas un PC con Windows 64-bits para que te funcione.

Las sombras, la distancia de dibujado, las texturas… el apartado gráfico es impresionante, sobre todo la iluminación, un factor clave en un juego en el que debes saber si te encuentras a salvo en las sombras.

La banda sonora cuenta con excelentes temas que te harán formar parte de una trama de espionaje, traiciones y sorpresas de última hora. Por otra parte, el actor Kiefer Sutherland nos ofrece un Snake más humano. Nos gusta el cambio de interpretación.

La leyenda del sigilo ha vuelto

Metal Gear Solid 5: Ground Zeroes es más que una “demo“ jugable. Es un prólogo excelente que nos adelanta las grandes novedades de The Phantom Pain: mundos abiertos, control más ágil, IA mejorada, motor gráfico revolucionario… Snake nos ha hecho esperar un montón a los PCeros (¡hacía años que no salía un Metal Gear Solid en ordenador!) pero tanta paciencia acumulada bien ha merecido la pena.

Metal Gear Solid 5: Ground Zeroes

Descargar

Metal Gear Solid 5: Ground Zeroes 1.0